Qué niño más... ¿mono?

Los niños juegan. Y no solo me refiero a los cachorros humanos, sino a todas las crías de mamíferos en general. Los juegos son la actividad favorita de los más pequeños tanto en la ciudad como en la selva, una muestra más de las evidentes similitudes entre las personas y sus parientes lejanos, los animales.

Parientes que realmente podrían no ser tan lejanos, pues el último estudio publicado por la revista PLoS One y llevado a cabo por los italianos Isabel Palagi y Giada Cordoni de la Universidad de Pisa nos demuestra hasta que punto el desarrollo cognitivo de los chimpancés bebés es similar al de los humanos.

Según este estudio, las relaciones que las crías de los chimpancés establecen con el resto de crías del grupo es exactamente igual a la que establecen los bebés humanos con sus compañeros de guardería, al menos en los dos primeros años de vida. Los cachorros de ambas especies juegan juntos, se divierten, ríen y se incitan los unos a los otros para seguir jugando. Incluso en ambas especies aparece el concepto de "amistad" y hasta el de "mejores amigos" de una manera muy similar.

Es una noticia que no pilla a nadie de sorpresa, pues ya hemos visto en innumerables ocasiones el asombroso parecido que estos primos hermanos salvajes tienen con nosotros, parentesco que conviene no olvidar, sobre todo para cambiar de una vez la manera tan inhumana con la que solemos tratarlos...

0 comentarios:

Publicar un comentario