El placer del cibersexual

1 comentarios
Por si no lo sabíais, más del 90% del tráfico diario en Internet está generado por páginas con contenido sexual. Pero hoy no he venido a hablaros de ese "cibersexo", sino de otra cosa un poco diferente. Lo que vengo a explicaros hoy es el porqué del éxito de las redes sociales, que han conseguido revolucionar la forma en la que entendemos el mundo y nos aportan "placer cibersexual".


Resulta que hablar de uno mismo con los demás provoca una reacción en nuestros cerebros, que comienza a segregar dopamina. Esta hormona esta relacionada con las sensaciones de placer y de recompensa, es decir, es la encargada de que nos sintamos bien cuando hacemos algo que nos gusta. 

En una conversación de dos o más personas habitual, el porcentaje en que los tertulianos hablan de uno mismo oscila entre el 30% y el 40%. Sin embargo, si trasladamos la conversación a las redes sociales, ese porcentaje aumenta exponencialmente hasta un importante 80%. Estamos hablando de casi el "doble de placer", el doble de la misma hormona que se segrega cuando tenemos relaciones sexuales recorriendo nuestro flujo sanguíneo. 

No es de extrañar pues que este tipo de servicios webs esté teniendo tantísimo éxito. Al fin y al cabo solo las webs de contenido adulto podrán superar el placer que obtienen sus usuarios. Nosotros, para que os lo paséis mejor, os damos un consejo: no dejéis de hablar de vosotros mismos en nuestra página de Facebook, Twitter y Tuenti.

Fuente | Imagen Final
Leer más...

Las arañas tienen seis patas

0 comentarios
No, no me he vuelto loco ni se me ha olvidado como contar. Todo el mundo sabe que las arañas, como seres pertenecientes al grupo de los arácnidos tienen ni más ni menos que ocho patas, al menos en el momento en el que nacen. Y es que parece que las arañas tienen más patas de las que en realidad necesian, "por si acaso", ya que al parecer es normal que algunas les sean apuntadas a lo largo de su vida.
Al menos es lo que se deduce de un estudio realizado por científicos franceses, que estudiaron el comportamiento y las pautas de una gran cantidad de arañas en estado salvaje. Los científicos observaron que un alto número de las arañas estudiadas tenían alguna de las extremidades amputadas, pero esto no suponía ninguna desventaja evidente a la hora de cazar, desplazarse o realizar las acciones de forma normal. 

Así pues, los investigadores llegaron a la conclusión de que una araña de solo seis patas era tan hábil como podía serlo una con ocho patas, dando como resultado que el número de patas de las arañas es mayor que el realmente necesario, pero que se compensa gracias a lo común que resulta en estos animales la pérdida de alguno de los miembros. 

¿Alguien dijo que la naturaleza no era previsora? 

Fuente | ABC
Leer más...

El aura desde el punto de vista de la ciencia

0 comentarios
Seguro que alguna vez habéis conocido a alguna persona que afirma poder ver el aura de las personas. Los que dicen tener este "poder extrasensorial" lo explican como un halo de luz de diversos colores que rodea a todas las personas. Pensaréis que todos son unos farsantes que sacan el dinero a los más ingenuos, pero no es así: sí pueden ver el aura.


Pero no de la forma en la que ellos creen, por supuesto. De hecho, el fenómeno de la "visión del aura" no tiene nada de paranormal o místico, ni los que poseen esta propiedad tienen poderes especiales. Es justamente lo contrario, pues las personas que pueden ver el aura sufren una enfermedad llamada sinestesia.

La sinestesia es un fenómeno provocado por un exceso de conexiones cerebrales de zonas que normalmente no tendrían por qué estar conectadas entre sí. Así por ejemplo, un enfermo de sinestesia con conexiones entre las regiones encargadas del tacto y del gusto, podría "saborear" un objeto con solo tocarlo, pues ambas zonas del cerebro se activarían a la vez.

Existen pues, una infinidad de tipos diferentes de sinestesia, como por ejemplo una que suele afectar a los superdotados con un cociente intelectual altísimo y que hace que asocien a cada número un color distinto. En el caso de las personas que ven el aura, la sinestesia provoca que asocien a cada tipo de rasgo facial o expresión un color determinado. 

En definitiva, podemos decir que el aura no existe más allá de la imaginación de aquellas personas que son capaces de verla, y que no tiene ningún tipo de significado místico más allá de un curioso fenómeno cerebral. Aunque seguro que eso no impedirá que los que creen en ella sigan haciéndolo aún después de leer este artículo...

Fuente | ABC
Leer más...

No se puede cambiar el pasado... A menos que seas científico

1 comentarios
En el Refugio 109 siempre nos ha interesado romper la delgada barrera que separa la realidad de la ficción. Y pocas cosas se acercan más a esa barrera que los viajes en el tiempo. Ya dijimos hace un tiempo que sí era posible viajar en el tiempo y que se conseguiría en un futuro. Pues bien, ese futuro ya llegó, más o menos.

El último número de la prestigiosa revista Nature Physics revela que un grupo de investigadores internacionales ha conseguido cambiar desde el presente un hecho ocurrido en el pasado. Esta increíble hazaña se ha conseguido gracias a las extrañas capacidades que poseen las partículas subatómicas que forman la materia: el entrelazamiento cuántico. Esta propiedad nos es aún en gran parte desconocida, y a grandes rasgos corresponde con una especie de "unión mística" que relaciona dos partículas independientemente de la distancia que las separe o de lo distintas que sean. Así, cualquier cambio que ocurra en una de las partículas se ve inmediatamente reflejado en la otra partícula.

Con estos datos, los creadores del experimento utilizaron dos pares de fotones relacionados por entrelazamiento cuántico de dos en dos. Más tarde, un fotón de cada pareja fue enviado a una persona hipotética llamada Victor. Y de las dos partículas (una por pareja) que quedaron detrás, una fue entregada a Bob y la otra a Alice. (Bob y Alice son los nombres que se utilizan habitualmente para ilustrar los experimentos de Física Cuántica).

Víctor, al tener un fotón de cada pareja entrelazada, tiene pleno control sobre las partículas de Bob y Alice. ¿Pero qué sucedería si Victor decidiese entrelazar a su vez sus dos partículas? Al hacerlo, también los fotones de Bob y Alice (ya entrelazados con cada uno de los dos fotones en poder de Víctor), se entrelazarían el uno con el otro. Lo bueno es que Víctor puede decidir llevar a cabo esta accíon en cualquier momento que quiera, incluso después de que Bob y Alice hubieran medido, modificado o incluso destruído sus propios fotones. Y eso es exactamente lo que hizo.

Las partículas de Bob y Alice se destruyeron tras obtener los datos de cada una, y posteriormente las dos particulas de Victor se entrelazaron la una con la otra. Cuando los investigadores volvieron a comprobar los datos de los dos fotones destruídos, estos habían cambiado, aún cuando las partículas ya no estaban allí. El pasado había sido modificado desde el presente.


Fuente |  Nature Physics
Leer más...