A la caza de la materia oscura

Hace un año, cuando se empezaba a conocer el experimento de la búsqueda del bosón de Higgs, publiqué la entrada "A la caza del bosón de Higgs". Ahora que el bosón ha sido descubierto, los investigadores comenzarán a centrarse en el siguiente gran enigma del universo, es decir, que hoy toca hablar del próximo objetivo del CERN: la materia oscura. Y nosotros también vamos a centrarnos en ella.


La Partícula de Dios supone la comprensión completa del funcionamiento y composición de la materia, sin embargo, la materia no supone más que el 4% del universo. Es solo una porción irrisoria en comparación con los otros dos "elementos" que conforman el cosmos: la materia oscura (que contribuye en un 22%) y la energía oscura (75% del total del universo). 

Literalmente, no sabemos nada de la materia oscura más allá del hecho de que existe y de que influye en el funcionamiento del universo. Tenemos multitud de teorías que intentan explicarla como la supersimetría, que afirma que existiría una partícula de materia oscura por cada partícula de materia (al igual que ocurre con la antimateria) u otras que enuncian que la materia oscura fue la encargada de dar más prioridad a la materia que a la antimateria en la formación del universo. Incluso algunas ponen a los "infames" neutrinos como pieza clave en este aspecto. 

En cualquier caso, es el momento de preparar el LHC para la búsqueda del "siguiente nivel del universo", y de hecho, el célebre acelerador de partículas dejará de funcionar durante dos años para aumentar su potencia con el fin de poder llegar a los niveles de energía necesarios para comenzar con la investigación. Así que id cogiendo fuerzas durante estos dos años, porque 2015 promete ser un año clave para la física cuántica. 

Fuente | La razón

0 comentarios:

Publicar un comentario