Gorditos que se comen hasta su propio cerebro

La cantidad de personas obesas en el primer mundo se ha disparado en los últimos años. Esto ha permitido que también se hayan realizado grandes avances en la comprensión de cómo el cerebro controla nuestro apetito, y de las repercusiones de un peso excesivo en la salud. Ahora, un equipo de investigadores estado unidenses han encontrado evidencias de que los alimentos con mucha grasa producen daños irreversibles en ciertas zonas del cerebro.


Concretamente, los daños se producen en el hipotálamo, región donde las personas que sufren obesidad tienen un número extremadamente menor de neuronas que sus homólogos de peso reducido. Y no solo destruye las células, sino que también inhibe los mecanismos encargados de reparar y recuperar el volumen necesario de material neuronal. 

El daño se produce sobre todo en las células encargadas del control de apetito y de la regulación del peso, descontrolando aún más el cuerpo y facilitando un mayor aumento de peso. Así pues, este daño cerebral no significa una disminución de las capacidades cognitivas ni una reducción de la inteligencia. 

No obstante el cerebro es posiblemente nuestro órgano más importante (con permiso del corazón), y debemos cuidarlo y mimarlo todo lo posible, esto es, debemos tener cuidado con lo que comemos: nuestro cerebro nos lo agradecerá.

Fuente | 20 minutos

Comentarios

Entradas populares de este blog

Olvida la lavadora y pásate al Sol

Nombre corto: persona de éxito

Lávate los dientes o morirás de cáncer