La importancia de ser calvo

Hace tiempo que el concepto de "macho ibérico" dejó de ser atractivo para la gran mayoría de la población. En la actualidad, uno de los factores determinantes en el atractivo es la cantidad de pelo sobre el cuerpo, y se prefiere a los hombres y mujeres siempre depilados. ¿Cuándo empezó esta tendencia? ¿Por qué ese atractivo por el poco pelo? Bueno, la respuesta no está del todo clara...

Lo que si está claro es que el atractivo por el poco pelo empezó antes incluso de la llegada del ser humano. Por alguna razón, los antiguos homínidos empezaron a perder gran parte de su pelaje, tendencia que continua aún en la humanidad. Las investigaciones apuntan a que una de las posibles causas sería que, cuando el homínido bípedo abandonó el bosque y se adentró en la sabana bajo un sol abrasador, tuvo que perder pelo para mantenerse fresco, lo que provocó además una reacción en las hembras de la especie, que comenzaron a ver más atractivos a los machos con poco bello, desencadenando así un cambio definitivo en la fisiología de la especie.

Además, con la aparición del fuego y de la ropa la necesidad de un pelaje fuerte desapareció por completo, en pro de una cara mucho más visible y que permitía mejorar considerablemente las comunicaciones entre miembros de la especie.

La pérdida del pelo no fue ni mucho menos una mera anécdota, sino que fue un paso decisivo en la evolución de los primeros homínidos bípedos que les permitió llegar a ser lo que somos hoy día: la especie dominante del planeta.

Fuente | Quo

0 comentarios:

Publicar un comentario