El hueso de la risa

Todos hemos oído hablar de él alguna vez. Ese famoso hueso que cuando es golpeado produce una incontrolable risa a quién recibe el golpe. Sin embargo, poca gente puede afirmar haber sufrido realmente los efectos de esta peculiar parte del cuerpo. Así, pues, ¿existe el hueso de la risa?

La respuesta a esta pregunta es un rotundo no. El hueso de la risa no existe. ¿Y por qué no existe? Pues básicamente porque no es un hueso, sino un nervio. Y como muchos ya sabréis, se encuentra en el codo, a unos dos centímetros por encima de la articulación, en la parte externa del brazo, detrás de una prominencia llamada epicóndilo medial.

La palpación de esta zona puede causar una extraña y divertida sensación de hormigueo o entumecimiento que alcanza a la mano, debido a que se presiona el nervio cubital. Por eso se le conoce con el apodo del “hueso de la risa”, pese a que el hueso no tiene nada que ver, sino que es el nervio cubital el que produce la risa.

Si queréis hacer la prueba, debéis daros un golpe con una fuerza considerable (con cuidado de no hacerse daño) y veréis como a los pocos segundos esbozáis una sonrisa sin razón aparente. Una solución rápida y sencilla para alegrarte en los días tristes.

Fuente | Vagos

Comentarios

Entradas populares de este blog

Olvida la lavadora y pásate al Sol

Nombre corto: persona de éxito

Lávate los dientes o morirás de cáncer