Una explosión que durará años

A veces no somos conscientes de la grandeza del universo y de lo insignificante de nosotros y de nuestro planeta en comparación con ello. Sin embargo, con frecuencia ocurren fenómenos cósmicos que nos recuerdan este hecho. 

Es el caso de lo que científicos de la NASA, con la ayuda del telescopio Swift, observaron en el mes de marzo. Una enorme explosión producida por un agujero negro que ha engullido una estrella. Lo increíble es que el fenómeno se produjo hace 3.9000 millones de años luz, en la constelación de Draco, pero no lo hemos visto hasta ahora, cuando la radiación ha llegado a nuestro planeta. Y lo mejor de todo, el fenómeno durará por lo menos hasta el año 2012. Imaginaros la magnitud de una explosión que dura varios años y es capaz de viajar tan lejos. De hecho, la explosión fue descubierta gracias a la basta cantidad de rayos X que esta ha vertido a nuestro planeta.

La mayoría de las galaxias, incluida la nuestra, posee un agujero negro de gran tamaño en el centro que pesa millones de veces la masa del Sol. Cuando una estrella cae en un agujero negro, es destrozada por intensas mareas. El gas es acorralado en un disco que hace remolinos alrededor del agujero negro y que se calienta a temperaturas de millones de grados. Esto provoca la poderosa explosión que ahora cualquier aficionado a la astrología puede ver con su pequeño telescopio.

Fuente | ABC


0 comentarios:

Publicar un comentario