La rata deforme que no tenía cáncer

Las ratas topo son una de las criaturas más feas que se pueden ver. Son diminutas, rosas, arrugados, sin una pizca de pelo y además están completamente ciegos y son inmunes al dolor, ya que carecen de receptores. Vamos, que no es precisamente el animal que todo niño pequeño quiere tener como mascota. 

De hecho, apenas se han hecho experimentos con este animal mitad rata, mitad topo, prefiriendo a sus parientes ratones con mucho más pelo para las pruebas ordinarias. Sin embargo, científicos de la Universidad de Liverpool se han dado cuenta de un suceso que podría cambiar el foco de interés a estos diminutos e insignificantes seres: Desde que fueron descubiertos y comenzaron los estudios de este animal, no se ha documentado ningún caso de rata topo que haya muerto enferma de cáncer. Los ratones normales tienen una esperanza de vida de unos cuatro años, edad a la que un tanto por ciento muy alto sufre cáncer. Sin embargo, este pariente deforme vive una media de 30 años, y suelen morir por depredadores o muerte natural. 

¿Qué puede significar esto? Según los investigadores, que en el genoma de la rata topo estaría la cura y la eliminación definitiva de cualquier tipo de cáncer. Sin embargo, queda un largo camino, pues secuenciar el genoma y encontrar que les hace inmunes al cáncer podría llevar años, incluso décadas. No obstante, es un paso importante para la cura de una de las enfermedades más mortíferas del siglo XXI

Fuente | Vagos.es

1 comentarios:

El Hombre de Negro dijo...

Son la ostia!!! tenemos ya la cura del cancer, pero las farmaceuticas no la quieren porque es demasiado barata, y ahora probar con este animal, que seguro que sufrira, y en el hipotetico caso que encuentre alguna solucion, la cura sera super cara, porque es extraida de este animal

Publicar un comentario