Un conejo sin orejas: comienzan los problemas por la radiación en Japón

Una vez más, Japón vuelve a ser noticia. Cuando la central de Fukushima comenzó a fallar, el mundo entero contuvo la respiración ante la inminente llegada de un nuevo Chernobil y los grandísimos problemas a nivel mundial que este acarrearía. Aún hoy se sigue luchando por evitar esta catástrofe, y si bien parece que el riesgo de una explosión es ya casi inexistente, la central sigue emitiendo toneladas de radiación a la atmósfera cada día en cantidades muy por encima de las que se consideran inocuas para los organismos vivos. 

Hace unos días las alarmas se desataron debido a la aparición de un pequeño animalito blanco en una granja situada a 30km de la zona de evacuación obligatoria alrededor de la central nuclear. No es más que un conejo, pero ahora, el mundo entero está aterrorizado por su culpa. El problema es que no tiene orejas, una evidencia de que la radiación está empezando a afectar a la vida de las zonas cercanas (y ya no tan cercanas al parecer) a Fukushima lo que podría acarrear problemas similares a los producidos en Chernobil e Hiroshima, donde la radiación disparó el cáncer y el nacimiento de niños mutantes con tres pies, cuatro brazos, sin cabeza o incluso con dos cabezas...

Evidentemente, el animal es sordo, al no tener orificios que le permitan escuchar a través de los oídos, aunque por lo demás se trata de un animal sano. No obstante, la radiación podría producir mutaciones mucho más peligrosas tanto en animales como seres humanos, de ahí la alarma producida por el nacimiento del pequeño.

P.D: Los problemas no terminan para Japón. Se preveen fuertes lluvias en los próximos días, y el gobierno admite que la Central Nuclear no está preparada para soportar lluvias torrenciales, lo que podría reacctivar el peligro de explosión nuclear...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Olvida la lavadora y pásate al Sol

Nombre corto: persona de éxito

Lávate los dientes o morirás de cáncer