La importancia de no soñar

Si algo llama la atención cuando dormimos es sin duda el hecho de soñar. Los sueños son algo mágico y enigmático que ha atraído la atención de cientos de científicos durante años, tanto por su función como por su naturaleza.

En cambio, el proceso del dormir en el que no se sueña, siempre ha pasado inadvertido y se le ha considerado como algo sin importancia, llegando algunos científicos a afirmar que cuando no soñamos lo único que ocurre es que no nos acordamos de lo que hemos soñado. 

Sin embargo, un nuevo estudio realizado por la Universidad de California, ha descubierto que el proceso de dormir y no soñar podría ser mucho más importante de lo que se pensaba, e incluso podría ser más importante que el mismo hecho de soñar. Según este estudio, cuando dormimos pero no soñamos el cerebro reconduce sus ondas cerebrales para liberar de carga a las que se emplean en el proceso de aprendizaje, es decir, que el cerebro mueve los datos al "disco duro", dejando vía libre a la llegada de nueva información.

También afirman estos investigadores que esta etapa se produce mayoritariamente tras 6 horas de sueño, por lo que si usted duerme menos horas, es muy posible que tenga dificultades para aprender. 

Así que ya sabéis, menos PlayStation y más dormir (va por ti Daniel).

0 comentarios:

Publicar un comentario