A la caza del bosón de Higgs

El bosón de Higgs, popularmente conocido como La partícula de Dios, es una partícula subatómica que explicaría por qué las partículas tienen masa, es decir, nos daría a conocer el origen de todo el universo. Sin embargo, hasta ahora, su existencia es pura especulación, una mera teoría (que no obstante tiene todas las papeletas para ser cierta) que permite estructurar el modelo atómico actual en tres familias.

Ahora el LHC (el Gran Colisionador de Hadrones de Ginebra) ha hecho públicos los resultados de sus experimentos sobre la búsqueda de la esquiva partícula, que no obstante no ha encontrado. Sin embargo, sus descubrimientos hacen pensar en la existencia de una cuarta familia de partículas que abrirían las puertas a encontrarla en los próximos experimentos del CERN. Así pues, los científicos volvieron a ponerse a trabajar el 19 de febrero, y continuarán buscando el Higgs hasta finales de 2012. Según los estudiosos de la materia, para entonces el LHC ya debería haberlo encontrado. 

Así que si sois creyentes, apuntad diciembre de 2012 como la posible fecha del fin del mundo basado en la religión, pues la confirmación de la existencia de esta partícula eliminaría por completo las teorías de un universo creado por Dios. Quizás era a esto a lo que se referían los mayas...

1 comentarios:

Alex#11 dijo...

Qué grande eres Fran, los Mayas dijeron: "2012, el fin del mundo tal y como lo conocemos". Y la pregunta es "¿Cómo lo conocemos?" sencillamente, no lo conocemos, nos queda mucho por conocer, y las teorías que siempre se han tomado como ciertas (con un increíble fundamento crítico y empírico) han sido las deístas. Se acerca un momento clave en la historia de la humanidad.

Publicar un comentario