El meteorito que sembró la vida en la tierra

La teoría de la Panspermia afirma que la vida no se originó en la tierra, sino que llego al planeta azul a través de una lluvia de meteoritos. Esta teoría se consideró bastante descabellada en un principio, pero últimamente está cobrando mucha fuerza, y así lo confirman los últimos estudios realizados por la Universidad de Arizona, que afirman haber encontrado un antiguo meteorito en la Antártida que si bien no contenía vida en su interior, tenía los compuestos necesarios para la vida y que se encuentran en moléculas tan importantes como el ADN. 

Además, un posterior estudio de estos materiales confirmó que no eran de origen terrestre (los isótopos de los átomos encontrados no eran los mismos que podemos encontrar en la tierra en estado natural) lo que refuerza aún más la hipótesis de que la vida, pese a haberse desarrollado en la tierra, tiene su origen en un lugar muy lejano del sistema solar. 

Y no solo eso, ya que si tomamos como cierto que la vida en la tierra viene de fuera de la tierra, otros meteoritos de características similares pudieron estrellarse en otros planetas, con lo que las posibilidades de que exista vida en otros planetas se multiplican enormemente.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Olvida la lavadora y pásate al Sol

Nombre corto: persona de éxito

Lávate los dientes o morirás de cáncer