Zombis: Monstruos en la vida real (I)

Tengo más de un amigo convencido de que pronto la tierra sucumbirá a un ataque zombi, y que los muertos vivientes arrasarán la tierra para siempre. Evidentemente, cualquier persona sabe (o al menos cree) que los zombis no son más que un invento del cine americano en su afán por evitar que durmamos tranquilos. Sin embargo, es posible que mis amigos tengan más razón de lo que piensan.

Si nos retomamos a los inicios de la leyenda de los muertos vivientes, su origen parece estar en algunas zonas rurales de Haití donde solía practicarse (y aún en la actualidad) ritos relacionados con la magia negra, el vudu, etc. De hecho, en esas zonas, la gente sigue creyendo firmemente en que los muertos pueden levantarse y volver "a la vida".

Impulsados por el famoso caso de Felicia Félix-Mentor, enterrada en 1907 y a quien los lugareños afirmaban haber visto repetidas veces treinta años después caminando por el pueblo, muchos científicos han viajado a Haití intentando demostrar o no la existencia de los zombis, hasta que en 1982, el etnobotánico Wade Davis, pareció dar por fin con la respuesta.

Descubrió no solo la verdadera existencia de los zombis, sino también su origen y su naturaleza. La "zombificación" era realizada a personas por motivos económicos o como venganza, y consistía en un curioso proceso en el que a una persona se le administraba una dosis casi letal de veneno procedente de un pez globo que habita en las cosas del Mar Caribe. Esta droga dejaba aparentemente muerta a la persona, la cual sufría una fiebre alta que en muchos casos causaba la muerte, cosa que los "verdugos" no querían que ocurriera, así que los enterraban unos centímetros en la tierra, para evitar que les subiera la fiebre y mantenerlos fríos y vivos.

Cuando la fiebre desaparecía, los sujetos emergían literalmente de la tierra con unos graves daños cerebrales provocados por las toxinas contenidas en el veneno del pez globo y con un peso mucho menor, debido a los días que habían pasado inconscientes sin comer.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Olvida la lavadora y pásate al Sol

Nombre corto: persona de éxito

Lávate los dientes o morirás de cáncer