¿Por qué crujen los huesos?

Todos hemos chasqueado alguna vez los huesos de diversas partes del cuerpo. Los más comunes son los nudillos (quien no ha visto en alguna película al típico macho que se chasquea los nudillos justo antes de una pelea), pero hay gente (como yo) que es capaz de hacer sonar prácticamente cada articulación de su cuerpo, pues son estas las causantes del, para algunos, tan desagradable sonido.

La razón de este fenómeno tiene lugar en las articulaciones del cuerpo, que están lubricadas con el llamado líquido sinovial, el cual tiene en su interior algunos gases como oxígeno, dióxido de carbono y nitrógeno. Cuando se produce un movimiento brusco de los huesos, el líquido se desplaza también rápidamente permitiendo que dichos gases escapen del líquido en el que se encuentran disueltos.

Además, el líquido sinovial tarda alrededor de diez minutos en volver a absorber los gases que ha perdido, que es más o menos el tiempo durante el cual ya no suenan los huesos al intentar chasquearlos.

Para finalizar, cabe decir que se ha relacionado la práctica de chasquear los dedos con la aparición de artritis, aunque los científicos afirman que solo si este chasqueo es muy abundantes. De hecho, el Californiano Donald Unger, ganó el premio IgNovel del año 2009 por su estudio de este fenómeno: estuvo durante sesenta años chasqueando los dedos de una sola mano, y no padeció de artritis en ninguna de las dos.

Fuente | Genciencia

0 comentarios:

Publicar un comentario