Niño tonto, pero adolescente superdotado

El cociente intelectual (CI) es el estándar que mide la inteligencia de una persona ante una serie de pruebas verbales y de tipo matemático. Gracias ha este tipo de pruebas podemos medir cuanto de lista será una persona a lo largo de su vida. Sin embargo, contrariamente a lo que se pensaba y según revela el último estudio de la universidad de Londres, el cociente intelectual de una persona no es una constante y puede variar a lo largo de la vida del individuo.

El 2004, una serie de experimentos analizaron la estructura cerebral de niños de entre 12 y 16 años y les sometieron a unos test de inteligencia. Cuatro años más tarde, en 2008, se realizaron las mismas pruebas a los niños que, sorprendentemente, habían variado su resultado en hasta 20 puntos (tanto aumentando como disminuyendo). Al estudiar las resonancias magnéticas, los científicos se encontraron con distintas variaciones en el cerebro de los pacientes. Los cambios en el CI verbal estaban asociados a variaciones en una zona del cerebro relacionada con el habla, la corteza motora izquierda, mientras que los aumentos en la puntuación en pruebas no verbales se asocia con un aumento en la densidad de la materia gris en el cerebelo anterior, que integra la información sensitiva y motora y participa en los movimientos.

Este descubrimiento demuestra que la educación juega un papel crucial en la inteligencia que desarrollarán los niños, y abrirá las puertas a nuevos estudios que permitan establecer una educación efectiva para estimular completamente el cerebro de los pequeños (y no tan pequeños) con el fin de que estos sean lo más listos posibles. Para que luego vayan haciendo recortes en educación cada dos por tres...

Fuente | Muy Interesante

Comentarios

Entradas populares de este blog

Olvida la lavadora y pásate al Sol

Nombre corto: persona de éxito

Lávate los dientes o morirás de cáncer