Parece droga, huele a droga, sabe a droga, y es... ¡cerveza!

Desde siempre se ha tratado como un tema tabú, y se le ha restado importancia, pero lo cierto es que el alcohol es una droga. De hecho, es la droga más común en todo el mundo, y en la mayoría de países su venta es legal, a pesar de que genera unos gastos (sanitarios, debido a accidentes de tráfico, etc.) mayor incluso que la suma de los gastos provocados por el resto de sustancias estupefacientes juntas. 

Sin embargo, se trata de una droga legal, y su legalización es impensable en muchos países (por ejemplo, en nuestro adorable país de borrachines, España). ¿Pero por qué es distinto el alcohol a las demás drogas? ¿Qué hace que científicos, gobiernos y toda la sociedad estén de acuerdo en so legalidad? La respuesta está en una de las propiedades más inverosímiles del alcohol, pues, a nivel bioquímico, se comporta de una manera distinta al resto de las drogas, o al menos es lo que se creía...

Normalmente, las drogas atacan a tipos específicos de proteínas dentro de las células, siendo inofensivas para el resto del organismo. Si por ejemplo una droga actúa sobre las células del sistema olfativo, solo dañaría el olfato, dejando el resto del cuerpo sin mayores contratiempos (por desgracia las drogas no afectan al olfato, sino al cerebro normalmente...). Sin embargo, siempre se ha pensado que el alcohol actuaba de forma indiscriminada, atacando a todas las células aleatoriamente, disminuyendo los daños, debido a que se necesita más cantidad para conseguir dañar alguna parte concreta. Sin embargo, los últimos estudios llevados a cabo por la doctora Rebecca Howard han desvelado que esto es erróneo, y que el alcohol se comporta igual que el resto de las drogas, actuando sobre proteínas concretas. De hecho, es incluso más dañina que otras drogas, pues tiene un espectro de proteínas mucho más amplio que el resto de ellas. 

En definitiva, y pese a que la sociedad pretenda hacer restricciones, lo cierto es que el alcohol es una droga, y no cualquier droga, pues debido a su legalidad y ahora, debido también a su forma de actuar, sabemos que es una de las drogas más peligrosas del mundo...

Fuente | ElMundo

Comentarios

  1. Cuántos canis van a llorar por esto... por suerte yo había tomado la decisión de dejar de consumir alcohol hace dos semanas, y me alegro de ello xd
    Buenas entradas!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Olvida la lavadora y pásate al Sol

Nombre corto: persona de éxito

Lávate los dientes o morirás de cáncer