Como convertir el agua sucia en limpia y además obtener energía

Uno de los "mayores logros" de Jesús, según la Biblia, fue convertir el agua el vino. Pues bien, ahora al espíritu santo le ha salido un competidor (que por cierto ha superado "el milagro" con creces), el científico Jerry Woodall y su equipo de la Universidad de Purdue, los cuales han logrado desarrollar una aleación que es capaz de convertir el agua sucia en agua limpia y obtener energía eléctrica en el proceso. Y todo ello sin emitir ningún tipo de tóxico al medio ambiente.

La aleación, formada por aluminio, galio, indio y estaño separa las moléculas de agua con las que entra en contacto en hidrógeno y oxígeno, y las convierte en gases, que posteriormente son condensados en forma de agua pura, limpia y potable. Por otro lado, el hidrógeno es dirigido hacia una pila para producir energía eléctrica totalmente limpia. La reacción se produce mientras la aleación mantenga el aluminio en su composición, cuando este se termina, la reacción cesa dejando como único desperdicio hidróxido de metal, que no es tóxico y puede almacenarse sin problemas o incluso ser usado para otros fines. 

El sistema elimina todas las bacterias existentes en el agua, por lo que a priori pretende usarse para potabilizar fácilmente el agua de las lluvias torrenciales y de los países pobres, aunque también funciona con agua salada, por lo que también se pretende usar como motor para conseguir energía para los barcos en alta mar y eliminar así el combustible basado en petróleo de nuestros océanos. 

En definitiva, un invento que sirve para potabilizar agua y obtener energía de una manera barata, sencilla, limpia y no contaminante. Un inventazo vamos. Esperemos ahora que el invento se mejore y comience a implantarse no solo en el tercer mundo, ya que en los países desarrollados también nos ayudaría a conseguir electricidad barata y no contaminante.

0 comentarios:

Publicar un comentario