¿Por qué nos gusta tanto el azúcar?

A todo el mundo le gustan las cosas dulces. El sabor de una chuchería o del chocolate suele ser irresistible para prácticamente toda la población. De hecho, no es casualidad que incluso el adjetivo "dulce" cobre un significado muy elogiante cuando se trata de una persona. Pero la pregunta es, ¿por qué no podemos resistirnos ante su sabor?

El azúcar es una gran fuente de energía, de hecho, proporciona una energía inmediata al cuerpo a diferencia de las grasas (por eso ante un desmayo cuando has estado haciendo deporte suelen recomendarte beber una bebida azucarada o tomar algo de chocolate) y el cuerpo se ha adaptado para hacernos esta fuente de energía mucho más apetitosa que las demás. De hecho, los últimos estudios realizados por investigadores del Centro Monell (Pennsylvania, E.E.U.U.) han descubierto que en la lengua hay muchos más receptores del sabor dulce que de los demás sabores, más incluso de los que ya se pensaba que había. 

Además, estas papilas gustativas son muy "inteligentes", pues cuando el intestino les manda una señal de que ya tiene el azúcar que necesitaba, algunas de ellas se inhiben haciéndonos menos apetitoso un pastel tras haber probado unos bocados. Incluso, en ocasiones, nos engañan, pues los receptores del sabor dulce se activan también ante productos con algo de sal.

Un nuevo ejemplo de la complejidad de la maquinaría del ser humano, y una oportunidad para conseguir hacer menos apetitosos estos dulces en personas que no puedan comerlos o que coman demasiados...

2 comentarios:

Skarlos dijo...

Vaya, estos descubrimientos, ¿de dónde los sacas? Me parece increíble poder sacar uno nuevo a diario, y son bien interesantes. Enhorabuena por tu trabajo!

FranZeta dijo...

Muchas gracias, las noticias pueden encontrarse por muy diversas partes de Internet (a diario consulto foros, webs de ciencia, páginas de periódicos y revistas, otros blogs...), normalmente cuando saco algo directamente de una web pongo la fuente al final.

Publicar un comentario