¿Seguirá evolucionando el ser humano?

Como ya demostró Darwin en su momento, todas las especies de animales evolucionan constantemente (a pesar de que el proceso dura varios siglos) para adaptarse mejor al medio y aumentar sus posibilidades de supervivencia.

El ser humano es también un animal, por lo que es evidente que también se ve afectado por la teoría de la evolución de Darwin, ¿o no?

La mayoría de la población (excepto los cristianos, claro está) da por hecho que el ser humano sigue evolucionando, y que lo está haciendo y lo hará constantemente. Creen cosas como que perderemos el dedo meñique por ser casi inservible, y otras muchas cosas por el estilo. ¿Que hay de cierto en esto? Pues desgraciadamente muy poco, ya que el ser humano es uno de los pocos animales privilegiados que ha frenado completamente su proceso de evolución (como por ejemplo los cocodrilos, que llevan siendo iguales desde hace millones de años). 

Esto se debe principalmente a la inexistencia de la selección natural, ya que en la especie humana todos los individuos suelen dejar descendencia, independientemente de si son más fuertes o más débiles, más listos o más tontos. Otra razón es que somos el único animal que no necesita adaptarse al medio, sino que adapta el medio a si mismo: construimos hogares, volamos en aviones, viajamos en barco... Estos sucesos hacen que la evolución en el ser humano sea innecesaria

Sin embargo, parece ser que la evolución no se ha frenado al 100%, pues en los últimos años algunos estudios han demostrado que empiezan a aparecer pequeños cambios en la fisiología humana a nivel mundial, como por ejemplo el hecho de que la cabeza de la gente se está volviendo un poco más redonda en comparación con sus antecesores. 

En conclusión, el ser humano no evoluciona, porque no lo necesita, aunque frenar este fenómeno natural completamente es imposible, por lo que no se descartan pequeños cambios aleatorios y sin mucho sentido, aunque estos no tendrán apenas importancia...


0 comentarios:

Publicar un comentario