Vampiros: Monstruos en la vida real (II)

Siguiendo con nuestra serie de entradas de Monstruos en la vida real, hoy vamos a hablar de los vampiros, esos terroríficos seres que últimamente se han puesto tan de moda aunque de una forma mucho menos terrorífica.

Aunque sin duda la leyenda más famosa sobre vampiros es la leyenda del conde Drácula, supuestamente basada en la vida de Vlad Tepes, príncipe de Valaquia, el cual sentía una enfermiza fascinación por los empalamientos, las mazmorras, las tumbas, etc. este no era un vampiro ni nada parecido, por lo que podríamos suponer que los vampiros no existen.

Sin embargo, encontramos que las leyendas sobre vampiros están extendidas por toda Europa, y analizando un poco las mismas encontramos que los vampiros si existieron, y existen aún en la actualidad. Sin embargo, estos no son hombres apuestos de cara pálida y grandes colmillos, sino personas con un desorden mental que sienten la necesidad de beber sangre. Normalmente, el vampirismo va asociado con enfermedades como la esquizofrenia o la psicosis, y consiste en la atracción patológica de beber sangre humana. 

Normalmente la ingesta de sangre se produce a la vez que actos de tipo sexual, lo que está provocando que cada vez más los científicos incluyan el vampirismo dentro de enfermedades de tipo sexual como la zoofilia o la necrofilia.

Así que ya sabéis, la próxima vez que salgáis de noche será mejor que llevéis algo de ajo o un crucifijo...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Olvida la lavadora y pásate al Sol

Nombre corto: persona de éxito

Lávate los dientes o morirás de cáncer